Arcilla verde Cattier

La arcilla es un tipo de suelo originado por la metamorfosis de roca que es naturalmente rica en sales minerales. Fue el primer remedio natural conocido por el hombre y ha sido empleado durante siglos por sus beneficios terapéuticos. Muchas civilizaciones (los egipcios, los griegos, los indios, los chinos) han usado arcilla para cuidar y proteger la piel y el cuerpo. La arcilla destaca sobre otros elementos por su capacidad absorbente y adsorbente –lo que significa que intercambia impurezas y toxinas absorbidas por minerales beneficiosos.

La arcilla verde lista para utilizar de cattier es perfecta para el cuidado de todo tipo de piel. Esta arcilla ya está mezclada con agua y es perfecta para preparar mascarillas de forma rápida.

La arcilla verde de Cattier ha sido seleccionada y envasada con el máximo cuidado y es de una calidad incomparable. Se extrae en el Alto–Loira, Francia.

La arcilla Cattier es tu aliado en la búsqueda diaria de una vida saludable en armonía con la naturaleza. La arcilla verde preparada para su uso Cattier se emplea para hacer mascarillas faciales y cataplasmas, por sus efectos beneficiosos sobre la piel y el cuerpo.
Absorbente, purificante y regeneradora, la Arcilla Verde Cattier es especialmente adecuada para el cuidado de las pieles grasas. Absorbe y regula el exceso de sebo, elimina toxinas e impurezas, revitaliza la piel y estimula la renovación celular. Además tiene propiedades suavizantes. Muy rica en micronutrientes, aporta a la piel y al cuerpo minerales y oligoelementos. La arcilla verde Cattier tiene además un efecto remineralizante, y alivia las irritaciones de la piel.

¿Cómo puedes utilizar la arcilla verde?

La arcilla verde de Cattier se utiliza principalmente para la aplicación de mascarillas y cataplasmas, aunque también puede ser utilizada para baños de arcilla.

Para las mascarillas aplicar una capa gruesa sobre la cara y el cuello evitando el contorno de ojos y labios. Dejar actuar durante 10 minutos aproximadamente, sin permitir que la mascarilla seque completamente sobre la piel. Aclarar con agua tibia y secar la piel. Puedes encontrar más mascarillas de arcilla aquí.

Para la aplicación de una cataplasma, con una espátula no metálica, extender una capa de arcilla de 2 a 3 centímetros de espesor sobre un tejido natural. Aplicar la cataplasma directamente sobre la piel y fijarla con un vendaje suave. Si la piel está irritada, poner una gasa fina entre la piel y la arcilla. Cuando la cataplasma esté casi seca, retirarla y eliminar los restos de arcilla con agua tibia, después secar la piel con una toalla de algodón.

Speak Your Mind

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: